Bosco Soler

Mis países preferidos son: Nueva Zelanda, Birmania, Japón, Noruega, Perú.

Para mi viajar es...vivir en movimiento.

Bosco, sí. Así se llama. Una vez fue arquitecto, ahora trabaja por su cuenta como diseñador y emprendedor online desde cualquier lugar del mundo que le proporcione una conexión a internet mínimamente decente. Puedes encontrar su historia en su blog "Bosco Soler".

  • Ciudad/Lugar (+ pais) más impresionante donde hayas ido:
    Shibuya, Tokio, Japón.

  • Hotel/Lugar (+ pais) más espectacular donde hayas dormido:
    Refugio cerca de Kiruna, Suecia, después de haber disfrutado de las auroras boreales.

  • Restaurante/lugar (+ pais) más exquisito donde hayas comido:
    Local de ramen japonés en Nagoya, Japón.

  • Ciudad/lugar (+ pais) donde NO te gustaría volver:
    No se me ocurre ningún lugar que vetar.

  • Top 5 de países preferidos:
    Nueva Zelanda, Birmania, Japón, Noruega, Perú.

  • Top 3 de países donde no has estado y te gustaría visitar:
    Islandia, Sudáfrica, Groenlandia.

  • Artículo viajero propio en revistas preferido:
    Cómo crear tu propio máster

  • Post/Articulo viajero propio más leído (visitas):
    9 cosas que aprendí viajando 9 meses por el mundo
    .

  • Libro viajero propio o de otros preferido:
    El Principito - Antoine de Saint-Exupéry

  • Foto propia de Instagram más aclamada:

    "No todo el que camina errante está perdido" - J. R. R. Tolkien

    A post shared by Bosco Soler 👨🏻‍💻 (@boscosoler) on


  • Viajar es...(En 3 palabras)
    Para Bosco Soler viajar es vivir en movimiento!

  • Su anécdota viajera:
  • Durante uno de los trenes nocturnos en China ayudé a una mujer a colocar su maleta en el reposamaletas y, al cabo del rato, mientras comía con su familia, se me acercó sonriente y me ofreció una bolsa de papel abierta. Ahí que metí yo la mano y saqué… ¡una garra de gallina! La situación es la siguiente: Un tren con 1500-2000 chinos donde yo era el único extranjero; medio vagón observándome y esperando mi reacción; la mujer mirándome ilusionada por haber compartido conmigo parte de su manjar; y yo contemplando la enclenque garra, con una enorme sonrisa forzada, sin saber muy bien si darle un mordisco o rascarme la espalda con ella. Al final opté por lo primero y quedaron todos contentos (menos yo), todo sin intercambiar ni una sola palabra.

 

Compartir es vivir así que ¡Te espero en los comentarios!

Si te ha gustado:
Ayúdame compartiéndolo en tus redes sociales o dejando un comentario.